Europa, de la tensión al alivio: qué ha pasado y qué sabemos hasta ahora sobre el misil que cayó en Polonia

Europa, de la tensión al alivio: qué ha pasado y qué sabemos hasta ahora sobre el misil que cayó en Polonia

Estados Unidos, Polonia y la OTAN han dicho este miércoles que la explosión que mató a dos personas en suelo polaco no parece un ataque intencionado y que las defensas aéreas de la vecina Ucrania probablemente lanzaron el proyectil en pleno bombardeo ruso contra su población.

Esto es lo que sabemos hasta ahora:

¿Qué pasó este martes?

Durante la tarde, Rusia lanzó una andanada de ataques por toda Ucrania, incluido el oeste, que provocó apagones generalizados en el país y mató al menos a una persona en Kiev. Las autoridades ucranianas dijeron que fue el mayor ataque conjunto contra su infraestructura crítica desde el comienzo de la guerra. Según Kiev, su defensa aérea derribó más de 70 de los 90 misiles lanzados por Rusia contra su territorio.

En medio de la confusión generada por los bombardeos por toda Ucrania, el foco se desplazó a Polonia, un país que forma parte de la OTAN. El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, había convocado una reunión de urgencia del comité de asuntos de seguridad nacional y defensa. A última hora de la tarde, medios locales informaron sobre una explosión cerca de la frontera polaca con Ucrania. La radio polaca Zet dijo que habían caído dos cohetes en un área donde se estaba secando grano en Przewodów, al sureste del país. Posteriormente, la agencia estadounidense Associated Press informó, citando fuentes de los servicios de inteligencia de Estados Unidos, de que habían caído "misiles rusos" en Polonia, matando a dos personas.

Sin embargo, y a falta de confirmación oficial, quedaban varias incógnitas por despejar. Varios portavoces del Pentágono, la Casa Blanca y el Consejo de Seguridad de Estados Unidos salieron de inmediato a decir en público que no podían confirmar la autoría y los detalles de lo ocurrido y la OTAN comunicó que estaba a la espera de la evaluación polaca, mientras que los miembros de la alianza se mantenían en contacto. La tensión fue máxima durante varias horas. Los líderes del G20 se encontraban en Bali y algunos países europeos vecinos de Rusia expresaron su preocupación y comenzaron a hablar de "defender cada centímetro de la OTAN”.

Moscú negó cualquier implicación en la explosión de Polonia. Kiev denunció que se trataba de “una escalada muy significativa”.

Mientras investigaban el lugar de los hechos, las autoridades polacas guardaron silencio durante algunas horas. Un portavoz confirmó que se había producido una explosión en el condado de Hrubieszów, donde se ubica Przewodów, un pueblo a seis kilómetros de la frontera, y que dos ciudadanos polacos habían perdido la vida. También explicó que se estaba estudiando si activar el artículo 4 de la OTAN, que exige consultas cuando un país miembro considera que su seguridad está amenazada. Polonia decidió "aumentar la preparación para el combate de determinadas ramas” de sus fuerzas armadas.

Cerca de la medianoche, el Ministerio de Exteriores de Polonia convocó al embajador ruso para exigirle una “explicación detallada inmediata” y dijo en un comunicado que un misil de “fabricación rusa” cayó en Przewodów a las 15:40 horas, pero no abordaba algunas preguntas clave en torno a las circunstancias del lanzamiento del proyectil. El presidente Andrzej Duda fue más cauteloso y dijo que "lo más probable" era que el misil fuera de fabricación rusa, pero que la autoría del lanzamiento aún se estaba comprobando.

¿Qué sabemos ahora sobre el lanzamiento del misil?

Pasadas las horas, ya durante la madrugada de este miércoles, tres fuentes estadounidenses dijeron a la agencia AP que los análisis preliminares sugerían que el misil fue disparado por las fuerzas ucranianas contra uno ruso que se acercaba en plena ola de ataques. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que se reunió "de urgencia" con los líderes del G7 y de la OTAN en Indonesia, dijo este miércoles que es “improbable” que el misil fuera disparado desde Rusia.

Unas horas después, el presidente Duda dijo que no hay "absolutamente ningún indicio" de que la caída del misil fuera un ataque "intencionado" contra Polonia y que, de momento, no hay pruebas de que fuera lanzado por Rusia. Duda apuntó a que, probablemente, fue la vecina Ucrania la que lanzó el proyectil de la era soviética mientras se defendía del ataque aéreo ruso y "desgraciadamente" se estrelló en suelo polaco. "Hay muchos indicios, hay una alta probabilidad de que fuera un misil que se utilizó para la defensa antimisiles, es decir, que fue usado por las fuerzas de defensa ucranianas".

Durante la ola de ataques rusos "masivos y sin precedentes", dijo Duda, "Ucrania se defendió, obviamente y de forma comprensible, disparando también misiles diseñados para derribar misiles rusos". Añadió que "la culpa de todo el enfrentamiento de este martes corresponde sin duda a la parte rusa".

El secretario general de la OTAN, que se ha reunido este miércoles con los embajadores de los 30 miembros en Bruselas, insistió en esta idea. "Esto no es culpa de Ucrania, Rusia tiene la culpa por su guerra ilegal contra Ucrania”, dijo. Stoltenberg se hizo eco de los hallazgos de Polonia: la OTAN no tiene indicios de que haya sido el resultado de "un ataque deliberado" y su análisis preliminar es que el misil vino de las defensas ucranianas para defenderse de los ataques rusos, informa Andrés Gil desde Bruselas.

De momento, la investigación continúa. Hay varios detalles que aún no se han aclarado, como la trayectoria del proyectil en cuestión o si golpeó un misil ruso.

Ucrania ha pedido participar en la investigación. El secretario del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, Oleksii Danilov, ha pedido un "examen conjunto" y que se dé "acceso inmediato" a Kiev al lugar de la explosión, diciendo que están dispuestos "a entregar las pruebas del rastro ruso". "Esperamos información de nuestros socios, en base a la cual se llegó a la conclusión de que se trata de un misil de defensa aérea [ucraniano]". Preguntado al respecto, Duda ha respondido que los procedimientos están siendo llevados a cabo por expertos polacos y estadounidenses, "y si se permitiera a alguien participar en estos procedimientos, ambas partes tendrían que estar de acuerdo".

"Estoy convencido de que no ha sido un cohete nuestro", ha dicho este miércoles Volodímir Zelenski a la prensa en Kiev.

En una declaración infrecuente, el portavoz del Kremlin elogió este miércoles la reacción del presidente estadounidense, que ha calificado de "comedida y más profesional" que, dijo, "la reacción absolutamente histérica de Polonia y otros países".

La CNN informó este miércoles, citando una fuente estadounidense, de que el Ejército ucraniano ha dicho a Washington y a sus aliados que intentó interceptar un misil ruso durante la tarde cerca del lugar en cuestión en Polonia. "No está claro que este misil de defensa aérea sea el mismo que impactó en Polonia", recoge la cadena estadounidense.

¿De qué tipo de misil se trata?

Según ha informado Duda, lo más probable es que se trate de un misil de fabricación rusa construido en la década de 1970, del tipo S-300 (sistema de misiles de defensa), algo a lo que apuntaron algunos analistas este martes al examinar las fotografías de los restos.

Tanto Rusia como Ucrania utilizan este sistema. Kiev, que fue parte de la URSS, mantiene existencias de armamento de fabricación soviética y rusa.

“Polonia y otros países en la frontera con Ucrania o al alcance de los misiles de defensa aérea deberían ser conscientes del riesgo que suponen estos sistemas”, escribe en un artículo del Jerusalem Post el analista de seguridad Seth Frantzman, director del Middle East Center for Reporting and Analysis.

"Los S-300 y otros tipos de misiles de defensa aérea pueden desviarse de su curso o pueden estar buscando un objetivo y este objetivo puede ser neutralizado por otro sistema de defensa aérea y el misil puede seguir su camino", dice el experto, que cita varios ejemplos de misiles de defensa aérea (del tipo S-200) que se extraviaron y acabaron impactando en Chipre o Turquía, informa Javier Biosca.

¿Qué es el artículo 4 de la OTAN? ¿Lo activará Polonia?

El artículo 4 del tratado fundacional de la OTAN establece que “las partes mantendrán consultas mutuas cuando, a juicio de cualquiera de ellas, la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de cualquiera de las partes se vea amenazada”.

En virtud de este artículo, los miembros pueden poner sobre la mesa cualquier asunto que les preocupe, especialmente relacionado con la seguridad de un país miembro, para su discusión en el Consejo del Atlántico Norte. Desde la creación de la Alianza en 1949, el artículo 4 ha sido invocado en varias ocasiones, por ejemplo por Turquía.

Se comenzó a hablar de él este martes por la noche, cuando las autoridades polacas dijeron que estaban estudiando si había motivos para invocarlo basándose en la evidencia. Este miércoles, el primer ministro polaco Morawiecki dijo que parece que no necesitarán activarlo. Pero se reserva el derecho a invocarlo más adelante. "Este instrumento sigue en nuestras manos y, por supuesto, tomaremos una decisión al respecto".

¿Qué es el artículo 5?

Inmediatamente después de la explosión, algunos comenzaron a pensar en si Polonia podría invocar el artículo 5 de la carta de la OTAN, que compromete a sus miembros a la defensa mutua, lo cual podría llevar a que la alianza militar tuviera que responder a una supuesta agresión rusa sobre Polonia.

"La defensa colectiva significa que un ataque contra un aliado se considera un ataque contra todos los aliados", explica la OTAN. El artículo 5 se invocó por primera y única vez en la historia de la Alianza tras los ataques terroristas del 11-S en Estados Unidos.

De momento, los análisis iniciales sobre la caída del misil parecen reducir la probabilidad de que se desencadene una escalada importante en la invasión rusa de Ucrania que ya dura casi nueve meses. 

¿Ha habido otros incidentes en las inmediaciones de la frontera?

Desde el comienzo de la invasión rusa en febrero, ha habido varios ataques rusos en territorio ucraniano cercano a la frontera con Polonia, particularmente en Leópolis, una importante ciudad situada a menos de 100 kilómetros de suelo polaco y que fue bombardeada también este mismo martes (buena parte de la población se quedó sin electricidad).

En marzo, por ejemplo, varios cohetes cayeron sobre Leópolis mientras Biden estaba de visita en Polonia. Antes, a mediados de ese mes, hubo un ataque en una base ucraniana cerca del país vecino. El primer ministro polaco dijo entonces que se había producido a solo 20 kilómetros de la frontera y que Rusia quería "crear pánico entre la población civil". Varsovia ha mantenido un tono duro contra Moscú durante la guerra.

Rusia ha asegurado este miércoles que no lleva a cabo ataques "a menos de 35 kilómetros" de la frontera ucraniano-polaca.

Es la primera vez que un país de la OTAN se ve golpeado directamente por la guerra en Ucrania, según han destacado varios medios en sus informaciones.

Este martes, Moldavia, que no pertenece a la alianza atlántica y también hace frontera con Ucrania, informó de cortes de luz en todo el país después de que los ataques rusos contra la infraestructura energética ucraniana desconectaran una línea eléctrica clave que abastece al país. Posteriormente, confirmó que el suministro se ha restablecido en la mayoría de las áreas.

¿Puede haber más incidentes de este tipo en Polonia?

Desde este martes, Varsovia ha insistido en mandar un mensaje de calma a los ciudadanos, especialmente a los de las áreas del este.

"El aumento del tráfico en el cielo, que probablemente estén observando en este momento, es un movimiento que fortalece nuestra seguridad y estos son nuestros aviones y aliados que patrullan, están en un estado de preparación especial y aumentada", dijo Duda.

El presidente remarcó que la "protección de Polonia se ha reforzado" y "no hay indicios de que vayan a producirse más incidentes de este tipo". El primer ministro también insistió en que “no existe un peligro claro, o conocido por nosotros de manera directa, para Polonia en este momento, no hay peligro para los ciudadanos”. "Polonia es segura", dijo.