Gran parte de Ucrania sigue sin electricidad, calefacción y agua tras los ataques rusos

Gran parte de Ucrania sigue sin electricidad, calefacción y agua tras los ataques rusos

Gran parte de Ucrania seguía este viernes sin electricidad, calefacción y agua dos días después de una devastadora cadena de ataques con misiles rusos contra la infraestructura civil del país.

El alcalde de Kiev, Vitaly Klitschko ha dicho este viernes por la mañana que la mitad de los consumidores de la ciudad de tres millones de habitantes no tienen electricidad, mientras los ingenieros intentan reparar los transformadores y las líneas de transmisión dañados o destruidos por los misiles de crucero este miércoles. Según ha indicado Klitschko, un tercio de las casas ya tienen calefacción. 

El presidente Volodímir Zelenski ha explicado que los servicios básicos se están restableciendo gradualmente, pero la noche de este jueves aún había problemas con el suministro de agua en 15 regiones.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Türk, ha declarado que 77 civiles han muerto desde que Rusia comenzó su actual andanada de ataques en todo el país, el 10 de octubre.

"Millones de personas se ven abocadas a una situación de extrema dificultad y a unas condiciones de vida espantosas por culpa de estos ataques", dice Türk en un comunicado. "Esto plantea graves problemas en virtud del derecho internacional humanitario, que exige una ventaja militar concreta y directa para cada objeto atacado".

El primer ministro ucraniano, Denis Shmyhal, ha indicado que, de media, entre 200.000 y 400.000 consumidores se quedan sin electricidad en cada región a determinadas horas, y ha asegurado que "no hay una sola central térmica e hidroeléctrica en Ucrania que no haya sido bombardeada" por Rusia.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, no ha negado que Rusia estuviera atacando las infraestructuras energéticas de Ucrania, pero ha culpado a Kiev por no haberse plegado a las exigencias rusas, que no ha especificado. El Gobierno de Zelenski ha prometido no aceptar condiciones de paz que permitan a Rusia controlar cualquier territorio ucraniano.

En su discurso nocturno del jueves, Zelenski dijo que los ataques no doblegarán la voluntad de la población ucraniana. "Juntos hemos soportado nueve meses de guerra a gran escala y Rusia no ha encontrado la forma de doblegarnos, ni la encontrará".

Las tres centrales nucleares que siguen bajo control ucraniano han vuelto a funcionar tras un cierre total sin precedentes el miércoles. Sin embargo, Petro Kotin, director de la empresa estatal de energía nuclear, Energoatom, dijo a The Guardian que los defectos en los turbogeneradores impedían que dos reactores se reincorporaran a la red eléctrica. No especificó dónde estaban los dos reactores afectados. Kotin dijo al medio británico que en la central nuclear de Zaporiyia, que sigue bajo control ruso, dos de los seis reactores estaban en modo de espera, pero aún no habían vuelto a la red.

Este viernes, el Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Mariano Grossi, ha declarado que las cuatro centrales nucleares operativas de Ucrania han vuelto a tener acceso a la red nacional tras la pérdida total de energía eléctrica a principios de esta semana.

Las fuerzas rusas han seguido bombardeando la ciudad sureña de Jersón dos semanas después de retirar sus tropas al otro lado del río Dniéper. Ciudadanos ucranianos que están siendo evacuados de la ciudad debido a la completa destrucción de los sistemas de electricidad, calefacción y agua, han sufrido el fuego de artillería mientras intentaban salir.

Según la presidencia ucraniana, este jueves murieron 11 personas y casi 50 resultaron heridas en la región de Jersón.

Este artículo ha sido actualizado por la redacción de elDiario.es.