Mensajes de los bomberos y psicólogos en la televisión: los ucranianos se preparan para un invierno difícil

Mensajes de los bomberos y psicólogos en la televisión: los ucranianos se preparan para un invierno difícil

Los anuncios en el metro de Ucrania contienen mensajes motivacionales: “Juntos hacia la victoria”, “valentía es seguir adelante” o “solo un poco más y será más fácil”. Los programas de televisión invitan casi todos los días a psicólogos para que den consejos sobre cómo gestionar la ansiedad, y las pausas publicitarias están llenas de vídeos en apoyo al Ejército.

Los mensajes positivos, los consejos de salud mental y los ejemplos sobre cómo “poner tu granito de arena” forman parte del ecosistema informativo que ayuda a los ucranianos a mantener alta la moral durante la guerra. Los expertos dicen que esta estrategia, en parte vertical y en parte orgánica, desempeñará un papel importante a la hora de ayudar a los ucranianos a sobrellevar lo que seguramente será un invierno difícil.

Los canales de televisión ucranianos emiten anuncios sobre cómo ahorrar energía mientras el Gobierno insta a los consumidores a reducir su consumo. Bajo el lema “las reglas de un país cálido”, un vídeo aconseja a los ciudadanos que utilicen métodos alternativos para mantener el calor, como el uso de bolsas de agua caliente y gatos, así como reunirse con sus vecinos.

También hay varios cortes al día en los que salen ucranianos de todo el país mostrando cómo se han preparado para el invierno. Un hombre entrevistado recientemente dijo que, en caso de no tener electricidad o gas, montaría una tienda de campaña dentro de su piso y dormiría en un saco de dormir. Dentro de una tienda pequeña, dijo, la respiración mantendría el calor mejor que en una habitación.

En las redes sociales, los ucranianos comparten infografías sobre los electrodomésticos que más electricidad consumen y vídeos de la reciente tendencia de hacer “velas-hornillo” para los soldados en las trincheras.

Este invierno, Ucrania se enfrenta a la aterradora posibilidad de sufrir temperaturas bajo cero acompañadas de rachas sin electricidad, agua e incluso calefacción. Durante el último mes, Rusia ha atacado partes críticas del sector energético ucraniano con una combinación de misiles, cohetes y drones suministrados por Irán.

Solo el pasado 31 de octubre, Rusia atacó al menos siete centrales eléctricas regionales y desde entonces ha atacado al menos otras tres, según las autoridades ucranianas.

Los trabajadores de mantenimiento y los distribuidores de energía ucranianos se han apresurado a reconectar y redirigir los suministros y se han puesto en marcha apagones programados en varias regiones, incluida la capital, Kiev, para estabilizar la red eléctrica.

Pero las autoridades ucranianas han advertido de que estos apagones breves son, probablemente, solo una pequeña muestra de lo que está por venir. Volodímir Kudrytskyi, director de la empresa estatal de energía, Ukrenergo, dijo la semana pasada que si los ataques rusos continúan, “los cortes de electricidad en Ucrania serán cada vez más prolongados”.

Kudrytskyi también informó que Ukrenergo no podía reparar la red con la misma rapidez con la que está siendo destruida. Según él, “prácticamente todas” las grandes centrales no nucleares del país se han visto afectadas, incluido el 30% de las subestaciones.

El gobernador de la región de Kiev, Oleksiy Kuleba, dice que su oficina se está preparando para la posibilidad de apagones de hasta dos semanas.

Sin embargo, la noticia de que se avecinan malos tiempos no parece haber mella visible en la moral del país. Para Volodímir Kulyk, un destacado profesor de Sociología, los ucranianos se mantienen desafiantes y quieren demostrarlo.

“Las personas perciben cada vez más a Rusia como un actor genocida... [y] están dispuestas a sacrificarse para seguir siendo libres y seguir siendo ellas mismas”, dice Kulyk. “[Los mensajes desafiantes] provienen tanto de la gente común como de la difusión centralizada del Gobierno, los medios de comunicación y los influencers”.

Los mensajes que vienen de arriba —en especial los del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski y la actualización diaria del Estado Mayor ucraniano— desempeñan un papel terapéutico para muchos ucranianos, dice Kulyk. “Necesitamos estas noticias para saber que todo está bien y que no hay ningún desastre para el Ejército ucraniano".

Todos los organismos estatales hacen sus propios vídeos de motivación: los servicios de bomberos, la Policía, el Ministerio de Defensa, así como los canales de televisión y las empresas privadas.

“Estos anuncios que muestran el heroísmo, por supuesto, hacen que [la gente] se sienta orgullosa”, dice Svitlana Ostapa, directora de Detector Media, una organización de seguimiento de los medios de comunicación.

Psiquiatras y psicólogos son invitados con regularidad a la televisión ucraniana para hablar de cómo la gente puede identificar problemas de salud mental tanto en ellos mismos como en sus seres queridos. Uno de los temas más recurrentes es cómo hablar con los niños sobre la guerra.

Oleh Chuban, jefe de psiquiatría de una de las principales universidades médicas de Ucrania e invitado frecuente en la televisión, explica que su objetivo es hacer saber a la gente que lo que siente es normal.

“El hecho de que la gente esté preocupada y ansiosa, cortando leña, comprando todos los generadores, es una reacción normal. Solo un idiota no reaccionaría cuando alguien le dice que habrá cortes de electricidad, agua y calefacción”, dice Chaban. “La gente se está salvando a sí misma, igual que durante la COVID-19”.

“Los medios de comunicación tienen una gran influencia, por lo que intento brindarles optimismo, explicarles que sus preocupaciones son naturales y demostrar que son personas con emociones en funcionamiento”, dice Chaban.

El martes pasado, Zelenski dio un discurso a la nación enfatizando la necesidad de perseverar. “En lugar de combatir la pobreza en su país, los dirigentes rusos gastan todo para no admitir el error histórico que cometieron con esta guerra contra Ucrania”, dijo. “Se necesita paciencia para demostrar que la expectativa que los terroristas rusos tienen para el invierno no se hará realidad. Estoy seguro de que saldremos adelante”.

Este viernes, en una inyección de moral a la población, los primeros soldados ucranianos llegaron a la ciudad clave de Jersón, en el sur de Ucrania, tras la retirada de las tropas rusas, presionadas por la contraofensiva de Kiev. "Es un día histórico", dijo Zelenski.

Traducción de Julián Cnochaert.