El móvil que se cayó desde un avión y no le pasó nada

A veces un móvil se cae de una mesa y la pantalla pasa a mejor vida, otras veces la altura es menor, con idénticos resultados, y otras veces cae de 3,4 km de altura, y llega intacto al suelo.

El asunto sale en el foro de aviadores de Diamond, donde explican cómo un iPhone X sobrevivió a una caída de 3400 metros de altura.

Estaba realizándose un viaje en una avioneta Diamond DA40, y lo hacían a una gran velocidad que prometía un perfecto y elegante tiro parabólico, 280 km/h. Al intentar hacer una foto de las nubes, el móvil se escurrió y comenzó la caída, ya que la mano se acercó demasiado a la ventana abierta.

Según leemos en diamondaviators.net, cuando el usuario, de nombre David, fue a la tienda AT&T a pedir un duplicado de SIM, descubrieron que el iPhone seguía mostrando su ubicación. Se encontraba en una granja en el estado de Arkansas.

El caso es que hizo las maletas y fue hacia la localización exacta, 30 km al sur del aeropuerto. Pasó arrozales, cultivos.. en fin, el caso es que encontró el iPhone después de una hora de búsqueda, según comentan en gizmodo.

Según comenta, el iPhone X no tenía ni un rasguño, y funcionaba sin problema, aunque hay que tener en cuenta dos cosas:

– Usaba una buena funda, de marca Otterbox.
– El suelo no era duro, eran plantas de soja madura.

Aún así, hay que tener en cuenta que, a una altura de 3,4 km, el móvil tardó 26 segundos en llegar al suelo, y lo hizo a una velocidad de 260 m/s (sin tener en cuenta la fricción del aire), por lo que estamos hablando de un verdadero milagro.

Si te ha gustado el contenido Invítanos a un café. ¡Gracias por seguir leyéndonos!
La noticia El móvil que se cayó desde un avión y no le pasó nada fue publicada originalmente en Wwwhatsnew.com por Juan Diego Polo.