Impresión 3D con polen de girasol, una nueva solución para el mundo de la medicina

La impresión 3D con material orgánico es cada vez más común. Ayer vimos cómo se imprimía carne en este artículo, hoy le toca el turno al girasol.

Para la impresión biológica hay que seleccionar material fuerte y flexible, y parece que el polen de girasol cumple todos los requisitos necesarios.

Científicos de la Universidad Tecnológica Nanyang, en Singapur, han incubado polen de girasol en una solución alcalina durante seis horas, de forma que los granos duros de polen se transformaron en partículas de microgel más suaves y muy resistentes. Estas partículas se mezclaron en un hidrogel existente, como alginato de origen natural o ácido hialurónico, aumentando la fuerza más aún.

El resultado fue una tinta biológica que usaron para la impresión 3D de una estructura tridimensional que se utiliza para regenerar tejido dentro del cuerpo.

La estructura creada pudo sostenerse sin ayuda, algo que otras tintas biológicas no consiguen por ser demasiado flexibles. En este caso no fue necesario crear estructuras de soporte como las que usamos en la impresión 3D casera.

Han conseguido así ahorrar tiempo y material.

A continuación, se añadió colágeno al bioandamio, para proporcionar puntos de anclaje para las células de tejido humano que se sembraron en la estructura. La eficiencia conseguida para retener las células fue de un 97%, por lo que pueden reproducirse y formar un nuevo tejido biológico.

Hasta ahora, para conseguir resultados semejantes se tenían que usar células 3D hechas de hidrogeles de cristal coloidal invertido, cuya construcción requiere mucho más tiempo y esfuerzo.

Otra ventaja es que las partículas de microgel de polen no obstruyen la boquilla de la impresora 3D, ya que son huecas. De hecho posiblemente podrían usarse para transportar medicamentos dentro del cuerpo.

Más información en onlinelibrary.wiley.com

Si te ha gustado el contenido Invítanos a un café. ¡Gracias por seguir leyéndonos!